Paseanderos

En Familia se pasa mejor…

Viajar con niños: como evitar los mareos

 


Nuestros niños tienen la mala suerte de marearse en los viajes en auto, y nosotros hemos aprendido con el tiempo algunos trucos para prevenir los mareos. En este post, les contaremos nuestra experiencia para prevenirlos, que cosas hacemos y cuales no podemos hacer. Claramente no siempre podemos evitarlos y nos ha tocado hacerle frente al siempre desagradable vómito, pero para eso también tenemos nuestro método.

¿Por qué se producen los mareos?

 Esto se debe porque existe una discrepancia entre la información que llega al cerebro a través de los sentidos de la vista, el oído (relacionado con el equilibrio y control espacial) y el sistema propioceptivo (que da señales al cerebro acerca de la posición del cuerpo). Dicho de otro modo, cuando están sentados y quietos en un vehículo en movimiento, uno de sus sentidos, el sistema vestibular (oído) , le dice al cerebro que se están desplazando. Mientras que el de la vista y el propioceptivo le indican lo contrario. A partir de los 2 años estos sentidos están completamente desarrollados, y es por esta razón que los bebes no se marean. Ya después de los 12 años, los mareos disminuyen y si tenemos suerte, en la adultez desaparecen. Así que tendremos que tener paciencia y esperar que el tiempo haga lo suyo.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes  son dolor de estómago,  palidez en la cara, decaimiento,  incomodidad y náuseas. En el caso de mis niños, me doy cuenta cuando ya comienzan a marearse cuando se quedan callados y están pálidos como papel. Comienza el dolor de estomago y ahí no tenemos mucha escapatoria, si no podemos parar para oxigenarlos y refrescarlos, de un momento a otro ocurre lo inevitable , el vómito.

Como prevenimos los mareos

Nosotros hacemos varias cosas para prevenir los mareos, ya que como ustedes sabrán, para los niños pequeños es preferible no administrar remedios para el mareo.

Horario de viaje: Si viajamos en la mañana por ejemplo, los niños no toman desayuno con lácteos ni recargamos el estómago, un jugo nos resulta mejor opción que leche y galletas de arroz o soda en vez de pan. Si viajamos después de almuerzo, esperamos un poco mas de una hora para que reposen, y así dar tiempo para que no estén con el estomago lleno, además aprovechamos la hora de la siesta para que la duerman en el auto. Una opción que también hemos echo es viajar de noche, tipo 21 hrs, después de la cena. Los niños viajan con pijama, de esta manera al llegar a nuestro destino, los acostamos en la cama de inmediato. En un tiempo fue lo mejor para evitar mareos y llantos cuando eran bebés, pero no así para nosotros, ya que con el cansancio del día, y manejar por varias horas se nos hacia pesado por el  sueño, así que yo se los recomiendo como ultima opción.

Velocidad del auto: Tratamos de mantener una velocidad constante y no tan rápida, preferimos las autopistas en vez de avenidas con muchos semáforos que impliquen estar frenando cada cierto rato. Tomar las curvas sin frenar o acelerar bruscamente.

Prohibidos: Todo lo que implique confundir más al cerebro está prohibido. Es así como los niños  no pueden ver videos, películas o jugar con el celular o tablet, no pueden pintar ni leer libros, ya que eso significa mareo seguro. La entretención durante el viaje se basa en escuchar las canciones que más les guste, que en nuestro caso, no necesariamente son infantiles, hacer dinámicas de juegos como el “veo, veo”, o nombrar palabras que empiecen con una letra determinada o  lisa y llanamente le digo al mayor “cierra los ojos y cuenta hasta 100”, generalmente se queda dormido en el intento.

Ambiente dentro del auto: nosotros evitamos colocar la calefacción muy fuerte, y la que mas sufre soy yo, porque soy muy friolenta, pero de esta manera los niños no se sienten como ahogados. Cuando ya comienzan los síntomas, bajamos las ventanas, si es que no podemos parar.

Trayectos con pausas: Independiente de que los niños se mareen o no, siempre hay que hacer pausas en los viajes largos. De esta manera , no se aburren tanto, y podemos estirar las piernas. Cada dos horas aprox. vamos parando, a excepción cuando están dormidos, ya en estos casos, no paramos y avanzamos lo que mas podemos.

Dormir: en nuestra opinión es la mejor indicación para prevenir los mareos. El organismo está en stand by y el viaje es más tranquilo para nosotros.

Como actuamos frente al vómito

Siempre tenemos preparado nuestro kit para los vómitos,  en caso que ocurra lo que muchas veces es inevitable, es decir, que vomiten. Este consiste en bolsas para contener el vómito, papel higiénico para limpiar la cara, una toalla y una botella de agua para limpiar el desastre que puede ocurrir en caso de no alcanzar a colocarle la bolsa, y agua para beber para refrescarlos. Este kit siempre lo mantenemos dentro del auto, cerca de los niños, para actuar rápidamente. Tratamos de parar o abrir las ventanas y tranquilizarlos.

 

Cuéntennos su experiencia para evitar los mareos y cualquier sugerencia no duden en hacernos saber.

 

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *